lunes, 21 de julio de 2014

La encuesta del Sescam, por Javier de Pablos



Las encuestas las carga el diablo y a la presentada la pasada semana en Castilla-La Mancha la salió el tiro por la culata. Con gran boato de autoridades, directivos y medios de comunicación, la presidenta Cospedal dio a conocer los resultados de una encuesta telefónica realizado por el SESCAM acerca de los niveles de satisfacción de los usuarios de los  servicios sanitarios públicos en esta región. Tamaña excelencia anunciada -notable muy alto- extrañó de inmediato a oposición, sindicatos y usuarios del sistema que tildaron de cuestionables los resultados ofrecidos mucho más cuando se conocieron los métodos utilizados y encargados de su realización. 


Cuando el Gobierno de Castilla-La Mancha pretenda insuflar veracidad y credibilidad a su labor al menos cumpla con las premisas mínimas imprescindibles de independencia para su certidumbre además de la principal: la gestión realizada. Mal puede presentarse una encuesta realizada por los propios interesados, empleados del SESCAM, y posteriormente ser “cocinados” sus resultados por la propia Administración regional encargada de darlos a conocer a mayor gloria. 



No se comprende tamaña valoración en los servicios escrutados cuando en esta tierra cada día conocemos como los usuarios del sistema aguantan listas de esperas infinitas, servicios masificados, instalaciones deficientes y profesionales que desarrollan su labor en precarias condiciones. Un sistema sanitario en Castilla-La Mancha que sigue funcionando gracias a la capacidad de sus profesionales y a la comprensión y paciencia de los usuarios. Ellos sí merecen la excelencia por su diario comportamiento y entrega.



jdepablos@eldigitalcastillalamancha.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario